viernes, 3 de septiembre de 2010

CARLOS RAMÓN FERNÁNDEZ

RESIDENCIA ACTUAL: Norberto De la Riestra, Partido de 25 de Mayo (Prov. de Buenos Aires)
CONTRATACIONES: +54 2343 440111

ARGENTINO HASTA MORIR

Mi país les ha abierto las puertas a todos,
aquellos que quieran venir a vivir.
Les dieron trabajo en tiempos de guerra,
el pan a sus hijos mi tierra es así.

Siempre sigue abierta a todo lo que viene;
no todo es tan bueno, lo malo también;
no importa la raza ni las religiones,
mi tierra no elige por color de piel.

Si vamos a Europa
hay mil requisitos,
no pueden mis hijos
quedarse a vivir.
Pronto se olvidaron de nuestras gauchadas
cuando los abuelos vinieron aquí.
Y por más que digan que somos sudacas,
yo soy argentino y seré hasta morir.

Y ahora me dicen que no nos conocen,
que oyeron de Fangio en alguna ocasión;
qué raro no oyeron de un tal Maradona,
René Favaloro, Gardel o Monzón.

Aunque algo enojado le digo mi amigo
si usted necesita venga aquí a vivir;
aunque allá en Europa alguien discrimine
aquí en estas tierras usted será feliz.

Si vamos a Europa
hay mil requisitos,
no pueden mis hijos
quedarse a vivir.
Pronto se olvidaron de nuestras gauchadas
cuando los abuelos vinieron aquí.
Y por más que digan que somos sudacas,
yo soy argentino y seré hasta morir.


PARA VOS MUCHACHO

Para vos muchacho
que vivís pensando en tierras lejanas,
que ves destrozada y casi vencida a tu pobre patria,
y te vas a Europa a buscar trabajo porque aquí no hay nada.
Esperá un poquito, tenés que ayudarnos, hay que levantarla.
A esta Argentina, granero del mundo, que hoy está postrada,
que precisa jóvenes como vos de guapo, de muchas agallas,
y pensá en aquellos que la defendieron a poncho y a lanza,
o tal vez tus nietos te digan un día: "Abuelo no estabas
para defender como tantos otros a tu tierra amada",
y pensá en aquel albañil que pasa de ropas gastadas
y que la defiende con humildes armas -un balde y cuchara-,
o aquel camionero que vive en las rutas cuidando su carga,
porque tu Argentina es una paloma herida en un ala
y para que vuele allá en las alturas tenés que curarla,
ahullentar caranchos que la picotearon hasta destrozarla,
y si hay que encerrarlos -estoy muy seguro- no alcanzan las jaulas.
Quedate, muchacho, para defenderla a capa y espada,
y un día mis nietos junto con tus hijos podrán disfrutarla
y cuando flamee orgullosa y limpia la celeste y blanca
si no estoy presente gritale por mí un "¡Viva la Patria!"


QUÉ LÁSTIMA, PATRIA

Qué bella que te veo Argentina,
yo que te recorro desde sur a norte
veo en tus campos trabajo y riqueza,
pero vi en los pueblos los niños muy pobres.

Los veo en el sur sangrando petróleo,
obrero sureño que tanto trabajas.
Veo a sus patrones llevando el dinero
a un banco de Suiza ¡Qué lástima, Patria!

Veo los maíces, veo girasoles,
veo la soja, veo los trigales,
veo las máquinas chorreando patria,
pero aún veo libre' a los chorros más grandes.

"Qué hombre renegado" -me dirán algunos-,
"mirá con qué bronca pulsa la guitarra",
es que estoy cansado de tantos traidores
que desde aquí adentro vendieron mi patria.

Me voy por el norte a ver tus paisajes,
el turista dice "qué bella Argentina",
y yo me detengo, me arrodillo y pienso
lo que te han robado pa' dejarte en ruinas.

Aquí en mi provincia, la de Buenos Aires,
veo los novillos, veo las pasturas,
veo el esfuerzo de los que trabajan
y en el lomo de otros veo la gordura.

No manches jamás a tu gaucha bandera
que al igual que al himno lo respeto y quiero.
Me van a ver siempre parado de frente
con esta guitarra cantándole al Pueblo.

"Qué hombre renegado" -me dirán algunos-,
"mirá con qué bronca pulsa la guitarra",
es que estoy cansado de tantos traidores
que desde aquí adentro vendieron mi patria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada