viernes, 3 de septiembre de 2010

JOSÉ LARRALDE

FECHA DE NACIMIENTO: 22 de octubre de 1937
LUGAR DE ORIGEN: Huanguelén, Provincia de Buenos Aires
AÑO DEBUT DISCOGRÁFICO: 1967 ("Canta José Larralde)
ÚLTIMO DISCO: "Son verdades las que digo" (2003)
CONTRATACIONES: +54 11 58177205 , +54 11 45212749
SITIO WEB: http://www.donjoselarralde.com.ar/
PRÓXIMAS PRESENTACIONES: http://www.donjoselarralde.com.ar/jl/fechas.asp

A DÓNDE TE IRAS MILONGA

Adonde te iras milonga
cuando se acabe la esquila
un poco al norte talvez
cuando sea tiempo trilla
buscando que te conchaben
cantora de las semillas
o te quedes en las chacras
con las guitarras peón golondrina.

Puede que con un arreo
te vayas con el silbido
de los que duermen a campo
dónde nunca hubo camino
puede que al abrir los ojos
se te llenen de infinito
y sea canto de aurora
madrugadora ave sin nido.

Que sola te quedarás
después de la señalada
cuando se apague el fogón
y la voz de las guitarras
tendrás que saber quien es
el que con gusto te canta
para que no andes llorando
lejos del pago guacha de pampa.

Adonde te iras milonga
tras el rastro del destino
no me dejes sin el canto
solito con los olvidos
no me abandones amiga
quedaté yo te lo pido
porque he de saber quererte
quiero tenerte aquí conmigo.

Adonde te iras milonga
cuando lleguen los olvidos.


AMASANDO SOLEDADES

Por donde andará mi amigo, Romero, el de la guitarra
que me regalo por nada nomás, por si me gustaba.

Hacerle un tiro a la tripa pelusienta y anudada,
cuerdita de tres colores, negra blanca y colorada.

Con una caja grandota y una voz sacrificada
que decía dende adentro: mas vale no diga nada
si por no subir el tono me va a amordazar el alma.

El que no sabe dónde anda que no agarre una guitarra.
Cuánto me costó encontrarle la razón de su arrogancia
si hasta sentí compasión de algún rajón sin distancia
que le cruzaba la espalda,
como si una rastrillada le hubiera mordido el bofe
pa que ya no respirara.

Me enteré de su pasado porque me dijo una tarde:
si juntos vamos a andar yo voy a saber andarte
no se si no fue por hablar que no supe preguntarle
hasta dónde iba a poder o querer acompañarme.

Eran muy pocos mis años... y ella era una musa grande.
A veces entre el sauzal cuando llegaba la tarde... (silbido).

Yo andaba de chiflador amansando soledades
y mi guitarra era un viento entre las pilchas del catre,
a veces soplaba fuerte y me traía quién sabe de dónde
lluvias cansadas de galopear en el aire,
otras veces se achinaba como el sol entre el celaje
y era un solo remolino retorcido y lujuriante.

Yo... yo no podía saber lo que ella quería enseñarme,
al principio la sentí como algo de alguna parte
diferente de las cosas que uno tiene pa llevarse
cuando... bueno, cuando se muda del pago y de volver no se sabe.

Porque uno, uno no sabe nada pero de algo sí que sabe,
morir cualquiera se muere y es razón pa no amargarse,

pero morir sin sentido por haber nacido en balde
es casi peor, si no le erro, que tener rabia y callarse.

Y así pasó con los sueños, con la soledad y el hambre,
con la verdad en las manos y la razón hecha sangre
que canté por todo el pago, y por si alguno no sabe,
hubo quien se confundió y me hechó un búho adentro el mate.

Pero también sucedieron halagos en cantidades,
por el canto, por la copla, horas leguas de una frase
que se quedaba dormida entre las ramas de un sauce,
al arrullo de un silencio repetido de ansiedades.

Y según el corazón, todo fue por la guitarra,
y un tímido La menor con gusto a milonga Pampa,
que se aquerenció en mis manos y se sublevó en mi alma,
y que sólo inqué ante Dios y mi única, azul y blanca.

Por eso dónde andará mi amigo, el de la guitarra,
que me regaló por nada, nomás por si me gustaba.

Mi viejo amigo Romero, todo mi canto te canta,
el triste de mi dolor y el ancho de mi esperanza.

Y el que nunca cantaré será por honrar la raza
de los hombres como vos, cantores de coplas altas.


APENAS UN BORREGO

Apenas un borrego y ya lanudo
con afanes de macho y medio ortiga
como mulita se pone cascarudo
y ni acepta un por qué que se le diga
No, si tal vez de guapo traiga un güeno
en el cartón que mandan de la escuela
pa´ darle un alegrón así de lleno
a quien por verlo sabio se desvela.

O a lo mejor se arrima alguno hasta las casa
y entre conversaciones y otras menta
salgo sabiendo que no son escasas
las cosas güenas que de usté comentan.

Pero hasta ahura no veo ni descucho
ha no ser algún rezongo suyo.
Que poco vale un árbol si el serrucho
le corta un gajo y le acomoda un yuyo.
Yo se que no amontono más razones
que la razón de ser un pobre criollo
Y si tengo algún peso, es sobre el lomo
y algún ñacurutú carpiendo el hoyo.

Pero tengo también alguna cosa
que le ha de recordar mientras exista
Y no ha de ser tan fácil olvidarlo
aunque por muy baquiano le haga vista
tal vez le ha de doler que yo fui un criollo
pero si pisa mal ha de quemarse
el fuego del honor no quema el bollo
pero el hombre es capaz de achicharrarse
todo varón que de varón se jacte
ha de ser varón aunque le duela
Ganar, perder o rajuñar empate
suele olvidarse como un dolor de muela
pero tener razón no es cualquier cosa
razón es ver la luz y darla en vida
Y pelear el respeto que merece
aunque esa luz se vaya en una herida.
Se puede andar ladiando la osamenta
por alguna razón que no discurro
pero si ajusta bien, no habrá gordura que resista
el correón aunque sea burro
alise el ceño que no ha de ser pa´ tanto
héchele arruga cuando agache el lomo
enójese cuando haya una injusticia y ahí sí,
no eche pa´ atrás ni por asomo.
Pero hasta ahura no veo ni descucho
ha no ser algún rezongo suyo.
Que poco vale un árbol si el serrucho
le corta un gajo y le acomoda un yuyo.


CIMARRON Y TABACO

Entre un espejo de cielo y de rocío se me junto la noche y la mañana,
mientras el sauce derramaba un llanto tamizaba sombra y luz sobre las ramas,
algún rubí de brasa en las cenizas se biseló candente en un soplido,
y mi negra pavita hecho un bufido como pa darle al mate una paliza.

Una lechuza se asomó chismosa mientras un tero me lleno de gritos,
eché un pial con el lazo del recuerdo y lo clavé de guampas al tiempo y sus caprichos;
se me arrimó el zorrino maloliente de algún amor tal vez o algún amigo,
de esos que suebran cuando todo suebra, de esos que faltan cuando uno ha perdido,
se me arrimó el recuerdo de una boca de algún beso tal vez o de un castigo.
pero también se me arrimo la boca de mi vieja guitarra en un alivio.

Se me junto la noche y la mañana sin darme cuenta que dormía en un sueño,
engarrotau de fríos y distancias cabresteando una vida sin empeño,
me asosegué de nada en un cansancio de cimarrones largos y tabaco,
masticando la rabia de un destino que nunca me llegaba hasta los labios,
me dio mucha vergüenza de ser mucho y muy poca me dio de ser muy poco,
tal vez me equivoqué, tal vez fui un loco que encerrado en tal veces muy ducho.

Si alguna vez me tuve un poco e pena, he estau tan solo,
tan solo con mis huesos que conversaba con mis propias mentes,
palabras que no caían del pescuezo,
se me atoró un insulto en el gargüero sin saber ni por que ni padonde iba,
aburrido, tal vez fui compañero de mi misma esperanza envejecida.

Fui terco a lo mejor, así es la vida. Uno por lerdo otros por seguirla,
se amontonan los años en el lomo esperando que mañana se otro día.
Se me junto la noche y la mañana, cimarrón y tabaco en la saliva,
un palito de sauce entre los dedos y un rubí de silencio en las cenizas.

Sin saber ni porque salí al galope pa suco y seguidor de mi encordada,
capricho de sentir en la madera el brote de una triste copla pampa,
Sin saber ni porque dejé la cara como una nazarena el sol clavó mis ojos,
un sudor de vergüenza me empapaba y un pedazo de adentro echó un corcovo,
la pucha que he sentido temblederas y chuzazos de frío a la espinazo,
cantidades tremendas de desgracias encontré desde entonces a cada paso,
me hice amigo del peón, de sus quehaceres, de su amor, de su pena y su alegría,
caminé muchas leguas aprendiendo lo que antes miraba y no veía,
me entreveré en el humo de fogones, en el guiso de oveja frito a cebo,
medianoche de tambos y alpargatas, je! camperita de algodón que todavía debo,
me recibí de perro diplomau, sin cansancio ni techo ni domingo,
eso sí, no soporté cadenas ni collares de criollos ni de gringos,
al primer empujón mostré el colmillo, no por malo, sino de prevenido,
soy perro que no duerme bajo del catre de alcahuete, de patrones ni caudillo.

Alguna vez yo también anduve desorientau,
como cachorro mojado sin saber ni quien es quien,
supe hacer en un andén mi mejor departamento,
reparando lluvias, vientos,o en algún embarcadero,
no faltó algún compañero para hacer dúo de lamento,
cosas que tiene la vida cuando el hombre anda en la mala,
pisa caca y se resbala, pisa en lo seco y también.

El infierno y el edén, je! en un suspiro se exhala;
suspiros que encierran todo: sumisión y rebeldía,
recuerdos de algarabía, tiempos malos y mejores,
y a los primeros albores meta pata por la vía.
Con rumbo a cualquier lugar con un silbo entre los dientes,
con un mono tan prudente que apenas lleva una muda,
y una marcha tartamuda entre durmiente y durmiente,
la esperanza de encontrar cerca del riel un molino,
pa refrescar el camino y pa yerbear si es que hay yerba,
hasta el más manso se enerva con semejante destino.
Y al fin ?que vengo a buscar?: trabajo honrao y decente,
gorra en mano y muy sonriente pa reflejar simpatía,
y otra noche y otro día sin probar algo caliente.

Pal pobre siempre el camino tiene sombras en invierno,
yo lo anoté en el cuaderno de mi archivo más sincero,
y por más que exista enero el julio siempre es más lerdo,
por eso el hombre termina recurriendo a la ciudad,
sabiendo que deja atrás, "Tapera", el pago querido,
se encuentra solo y perdido sin saber pa donde agarrar;
desde que pisa el andén repleto de palomitas,
el pobre ya se palpita que llegó la solución,
trabajo, pan y un montón de ilusiones se dan cita,
después viene la maroma de lo primero en hacer,
hay un amigo que ver que vive en villa palito,
si le sobra un lugarcito me quedo a vivir con él,
todo se debe prever pa hacer que se haga sencillo,
calle, número, portillo y un amigo a las patadas,
en una pieza alquilada al fono de un conventillo,
nadie me puede negar que uno se amarga un poquito.

Todo lo que era bonito adentro de la cabeza, medio se vuelve tristeza
y dentra a volar bajito,
cuando uno trae unos pesos más o menos se soporta,
mita y mita con la torta hasta que acaba el caudal,
cada cual es cada cual que se estira o que se corta.
O me busco otra pocilga o tengo que andar a palo,
nadie es bueno y nadie malo, todos tienen su razón,
y el agujero del colchón se ríe como a desgano,
me pregunto pa´ donde voy si hace unos días,
dentré en esta romeria como rengo en tiroteo,
pelao y con más paseo que patio e comisaría,
a veces buscar trabajo demanda tiempo y tesón,
horas largas, madrugón, espera, colas, edades,
y las mil calamidades le aguardan al hombre peón,
baqueano se ha de poner el hombre en tal embarazo,
con el diario bajo el brazo y ganas de caminar,
llega a veces a encontrar trabajo, pan o fracaso,
y así va estirando el lazo de su lánguida existencia,
con la infinita impotencia de mejorar su pasar,
a todo puede llegar quien acumula paciencia;
y no hablemos del malambo que causan los acomodos,
a veces codos con codos se observa la manganeta,
viene un ñato con tarjeta y al diablo con los corcovos,
de nada vale el rezongo cuando la mula esta hecha,
por más que el ladero pecha las balas son pal más zonzo,
salmos, plegarias, responsos y granizo en la cosecha.

Se que mucho han de decir que soy un gaucho bocón,
se que el arca del panzón se alimente del de abajo,
también se que desde el cuajo todo lo hace el hombre peón,
a veces a la peonada suelen llamarle empleao,
nombre más jerarquizado que cambia de acuerdo al puesto,
es simplemente un pretexto pero es peón documentado,
nunca falta un infeliz que entoavía cree en reyes magos,
se acojinilla de halagos y así saborea el panqueque,
al cambio le llaman trueque y el trueque te entrueca el pago,
yo que aprendí desde el pozo que el pozo cambia de forma,
tambien me ajuste a las normas normales pa quien no piensa,
y así me meti en la trenzada de servir de plataforma.

Del trampolín de mi espalda muchos saltaron, lo sé,
nunca podré saber la altura que he prestao,
en cambio, me han reprochado el no quedarme de a pie,
pero también me ha tocado y fue mi más puro anhelo,
buscar envión desde el suelo cuando me tocó saltar,
y aunque no aprendí a volar aprendí a mirar el cielo,
cosas que hay que recalcar pa no recalcar el alma,
remedio que da más calma es gritar lo que se siente,
el miedo del más decente es indecencia con palma,
se nace maula o se aprende? siempre me lo pregunté,
tampoco pude saber la dimensión del vocablo,
y a veces hasta cuando hablo me pregunto ?que seré?,
si alguno pudiera intuir lo profundo del misterio,
desde la idea hasta el fierro se duebla al primer envión,
y hasta el mismo corazón suele ser carne pa perro.

Dentra a agarrar la nostalgia y algún arrepentimiento,
y juro que no le miento si digo que lloré,
pa acostumbrarme tardé calamidades de tiempo,
algunos me han preguntado pa que vine a la ciudad,
dentrandome a aconsejar que el campo tiene futuro,
que allá nadie tiene apuro, que se vive de verdad,
llegando el fin de semana yo me agarro la maleta,
hecho al hombro la escopeta y dentro a agarrar pa fuera,
ahí si se vive ande veras no como aca a las gambetas,
me han dicho cosas tan lindas del campo y sus maravillas,
del ganau y de las semillas, del sauzal y los arroyos,
que me hacen sentir un pollo zapateando en la parrilla,
sabedores de escritorio, consejeros del saber,
quisiera poder creer que naciste de tu mama,
con una jerga por cama pa contarme como fue.

Si alguna vez has estado mirando pasar la vida
sin más razón prometida, que poder llegar a viejo,
amontonando consejos dentro de un alma vencida,
me vine pa la ciudad porque se me dio la gana,
si vivo como la rana chapaleando en el bañao,
no es culpa mía cuñao, yo también soy raza humana;
hay una calle famosa que sirve de división,
de este lado hay un montón, del otro lado otros tantos,
de un lado te venden el santo del otro la religión,
cada uno cree en el derecho que menos le perjudique,
cada uno le hace un tabique al otro que tiene al lao,
pero nadie esta librao de que el barro lo salpique,
nunca el hombre tiene poco si le suebra libertad,
pero se debe pensar que la panza tambien cuenta,
porque pa ser osamente no es necesario volar;
se va el hombre de su pago y es muy fácil de entender,
alza hijos y mujer, vende y recao y caballo, perro, gato,
pato, gallo, rancho si supo tener,
se va el hombre de su pago cansado de andar esperando,
que alguno se ande acordando que el también es un paisano,
que tiene dos buenas manos pa no vivir mendigando,
si, seguro que en el poblao no ha de ser todo tan bueno,
pero estar en campo ajeno sin más razón que durar,
termina por reventar hast el genio más sereno,
nadie me puede decir como se extrania el paisaje,
nadie, por mucho coraje pa definir al humano,
puede pensar de un hermano que pertenece al chuzmaje,
no hay que andar por los caminos solo tragando distancias,
no es ninguna exhuberancia galopiar el país de paso,
si conocer de a pedazos pueblos, obrajes y estancia,
cuando uno tiene guríses en edad de desamarse,
sin tener de donde agarrarse, sin pilcha ni pa cuaderno,
y ni hablar si hay un enfermo y necesita curarse,
y alguna de esas mañanas cuando la escarcha blanquea,
donde hasta el más macho se mea sacudiendo la quijada,
ja! quisiera ver a la piolada de los que charlan de afuera,
suele mezclarnos la vida en mil embrollos distintos,
a veces manda el instinto, a veces la educación,
y a veces el más chambón nos hace tantear el cinto,
por eso quiero volver a repetir lo ya dicho,
me anda carcomiendo el bicho de la conciencia, parcero,
tal vez el sepulturero me anda escarbando el nicho,
pero en si es mi capricho gritar con todo el gargüero:

Voy a volver pa que sepan que no me he muerto,
que no estoy ni dormido ni mucho menos,
que ni pido clemencia ni doy risueyos,
que pa muchos soy poco y pa pocos suebro,
que pa todo no alcanzo y sin embargo,
cuanto más me acogotan grito más largo,
voy a volver con lo mismo de tantas veces,
entropillando coplas que no son reces,
que ni nacieron pa nada, ni pa callarse,
nacieron pa aguantarse si hay que aguantarse,
coplas que son paridas de muy adentro,
de las amanecidas, de mis encuentros, de mis noches gastadas,
de mis paciencias de los perros que muerden en la concencia,
Me vuelvo pa que sepan que tengo historia,
que martillan el pecho de las memorias,
que se ruempen lo puños contra el olvido,
viscosarco y perfecto, hueco y vacío,
vuelvo al no de los nunca pa hacerlo siempre
y en el si de los todos sentir que sienten,
voy a volver y no es mucho decir que vuelvo,
pero es menos que poco ser poco menos,
Voy a volver pa que tengan los que no tienen,
al menos un recuerdo que los recuerde,
voy a volver pa que sepan que no me he muerto,
que no estoy ni dormido ni mucho menos,
que ni pido clemencia ni doy risueyos,
que pa muchos soy poco y pa poco suebro.

Galopiador sin bajera me aberijé en el camino,
lo que pa poco no alcanza sobró pa ser mi destino,
madrugador de ilusiones me amaniané con el lucero,
el alumbraba de arriba yo hechaba sombra en el suelo,
por eso si alguna vez me dio por mascar el freno,
no se si habrá sido bueno, no se si malo habrá sido,
pero se que he conseguido que nadie me muente en pelo,
percherón pa cualquier pique, ladero en cualquier pantano,
amigo, padre y hermano, peón mensual o peón por día,
y por si no lo sabían me anda sobrando una mano,
no desentiendo razones incómodas o urticantes,
de la culata al pescante soy playo y sin barandaje,
y no me resta coraje ni el ortivón ni el lacayo,
conozco desde gurí la palabra honestidad,
si aprendí a mirar pa´ atras, tambien adelante miro,
si soy honesto conmigo no tengo porque temblar,
la verdad agranda al más débil, la duda hablanda al más macho,
la mentira manda al tacho al patrón del acomodo,
y si hay un tiempo pa´ todo hay un dios pa´ cada guacho


COMO YO LO SIENTO

No venga a tasarme el campo
con ojos de forastero
porque no es como aparenta
sino como yo lo siento.

Yo soy cardo de estos llanos
totoral de esos esteros
Ñapindá de aquellos montes
piedra mora de mis cerros
y no va a creer si le digo
que hace poco lo comprendo.

Debajo de ese arbolito
suelo amarguear en silencio
si habré lavado cebaduras
pa intimar y conocerlo.

No da leña ni pa un frio
no da flor ni pa remedio,
y es un pañuelo de luto
la sombra en que me guarezco.

No tiene un pájaro amigo
pero pa mi es compañero.

Pa que mentar mi tapera, velay
velay, si se está cayendo,
le han rigoreau los agostos
de una ponchada de invierno.

La vi, la vi quedarse vacia,
la vi... la vi poblarse e recuerdos,
sólo por no abandonarme
le hace pata ancha a los vientos
y con gotera de luna,
viene a estrellar mi desvelo.

Mi canto conserva cosas
guardadas en su silencio,
que yo gane campo afuera
que yo perdí tiempo adentro.

No venga a tasarme el campo
con ojos de forastero,
porque no es como aparenta, sino,
como yo siento.
Su cinto no tiene plata...
ni pa pagar mis recuerdos.


CUANDO LA VIDA ME NOMBRA

No esperes que la razon
te nazca de la barriga
pues suele ser enemiga
que no da tregua ni aliento
mas si esta llena de viento
puede joderte la vida

Como vaca tramojada
pechando alambrao ajeno
el hombre tiene por freno
mas de una vez la vergüenza
y no hay torzal y no hay trienza
que asujete mas sereno.

Hombre que llora en silencio
aumentara su quebranto
uno jamas sabe cuanto
ni si habra de hallar consuelo
no alcanza mirar al cielo
pa’ que te ayude algun santo

No hagas cuenta de la plata
que habras de ganar mañana
echa pal´ buche la gana
de cambiar tu pobre vida
si a la primera embestida
queres zafar de la picana

Nunca vi guay parejero
aunque la cinche parejo
se puede tener reflejo
pero ande viene la punta
se te ciñe la coyunta
como pa’ escupir al cejo

Uno tiene el corazon
dicen que pa’ que uno sienta
dicen que pa’ que uno sienta
no se si vale la cuenta
de los sentires que aguantan
un corazon que no canta
es corazon que revienta

La juerza que se aparenta
a veces no es verdadera
no todo sale pa’ juera
cuando tiene que salir
por eso suele morir
el corazon de la espera

El hombre busca desquite
de todo lo que perdio
mas el tiempo que encontro
y que gasto y gastara
tan solo lo sentira en el tiempo que vivio
porque hasta el tiempo que venga
no serivira sin conciencia
sacada de la experiencia de los otros y de mi
la historia lo dice asi
por mas que aiga interferencia
naides detiene mi suerte
por mas alambrado que exista
la’alma tengo y dios me asista
y nunca me deje de a pata
si me ha dau’ la mejor plata
al vivir bajo su vista

Dende’ que dio me dijo ande
todo camino esta hecho
la luz es huella y derecho
y aunque me encuentre en la sombra
cuando la vida me nombra
ando la huella del pecho

Tenga la verdad en la mano
quien de respirar dependa
no ha de encontrar mejor prienda
pa’ cualquier necesidad
que una machaza verdad
sin freno bozal ni rienda
machacado en la bigornia
hasta el fierro entra en razon
tambien se entrega al corrion
la panza mas puntiaguda
pero siempre habra una duda
en medio del corazon
cual es la interpretación
que el hombre le da al destino
tal vez sea un desatino
querer saber pa’que soy
un ayer que trajo un hoy
por un mañana argentino
pa’que sirven tantas ganas
si no hay con que galopiarlas
y a veces de taloniarlas
las penas echan berijas
y en mas de una se acoquijan
de tanto volver a usarlas

No hay gaucho que no halle penas
donde ponga la osamenta
andar mal es una cuenta
que no tiene terminal
todo distinto es igual
por la forma en que revienta

El cielo tiene tormenta
cuando el gaucho anda con pena
no existen las horas buenas
ni los arroyos cantores
la retama no da flores
si el gaucho tiene cadena

El hombre que canta al hombre
con un canto verdadero
no es criminal ni matrero
pero a veces por el mote
con el lazo en el cogote
no encuentra respiradero
hay quien regala gallinas
o te ata un chivo a la pata
y aunque tires la alpargata
no habras de zafar del cepo
esta el que prepara el prepo
y el que riega la batata
el hombre aguanta las malas
y por las buenas camina
descalzo entre las espinas
o en la arenita mas suave
pero nunca el hombre sabe
en que principio termina

A veces, a veces ando en el tiempo
tan y tan desorientado
que ni se pa’que me he criado
si el mundo me queda grande
y pa’ colmo
no se ni ande’ termina lo que es pecao’
que ni robo, que ni mato
que ni robe ni mate
que no se si robare
que si matare tampoco
y asi gasto poco a poco
los talveces y el no se

El hombre que tiene brazos
pero nada en la cocina
vivira juntando inquina
por una razon muy clara
todo brazo que se para
es hambre que se avecina
el hambre duele por hambre
pero mas duele por triste
y no existio y no existe
animal que se lo aguante
sin que al fin no se levante
pa’ d’irte si no te juiste.

Cuantas cosas te callás
corazón por un respiro
como matungo de tiro
sin chata en la bajada
y si das una patada
vas pa’l último suspiro
de los inviernos del alma
si habrá cosas pa’ contar
quién no tiene pa’ piensar
algun ricuerdo ensartao
o algun sueño marchitao
que quiere resucitar

Se que mi canto es triston
en vez de ser preciosura
que me d’entro en la espesura del llanto
aunque no lo nombre
que canto cantará el hombre
que no conoce amargura
hace varias primaveras
que he dejao de ser muchacho
y aunque ando de lomo gacho
por culpa del reumatismo
por corazon tengo el mismo
aunque le falte algun cacho

Uno dentra a guitarrear
y se calienta endeveras
y sale el verso pa’fuera
como hebritas de murmuyo
que va tejiendo un arrullo
de silencio y humareda
anda suelta la intención
en andas de una milonga
algun tirante resonga
por la chupada del viento
y anda un olor a lamento
en una copla tristonga

Naides habra de mover
un dedo pa´ molestar
mas naides tiene que estar
pa’ aburrirse en este rato
conmigo tengo un contrato
y lo voy a respetar
cada varon vale tanto
al precio que se prenda
la plata tiene por rienda
la ambicion y la codicia
por eso es que a la justicia
suele caersele la venda
siempre hay algun mandamas
sentao en su silla de oro
que acomoda los imploros
según la leche del dia
bicho de barriga fria
que te aplasta aunque seas toro
en una chupa de buche
puede el mundo acomodarse
pero puede reventarse
si alguno intenta moverse
siempre hay quien prefiere hacerse
ande otro quiere sentarse
hay gente pa’ todo caso
y hay caso pa’ toda gente
es cuestion de ser consiente
y ver uno en cual encaja
pa’ que al menos la mortaja
no te resulte insolvente
siempre hay tiempo pa’ dispuse
cuando es de otro la espera
el tiempo es una tranquera
con un tremendo candau
y el dispue esta de un lado
que uno se siente de afuera

Como muere despacito
la tradición campesina
y duele como una espina
que se hunde hasta el infinito
cada tranco es un cachito
que se le da al extranjero
cada entrega es un agujero
que se le hace a la bandera
y el aire es una tapera
con gusto a nada sincero
las noches tienen olores
a ideas sin primaveras
y se mastican quimeras
ande se llevaban flores
las sombras son los albores
que el gaucho ve al despertar
ya no se puede gritar
sin que sea un desatino
que ser criollo y argentino
es razon pa’ no temblar
como muere despacito
la tradición campesina
colgando de una hebra fina
va dando el ultimo grito
duele sentirse chiquito
en la propia tierra de uno
empujao como vacuno
a consumir lo importao
viviendo de lo emprestao
desorejado y reyuno
andando por los caminos
que anduvieron mis hermanos
uno se entierra en el guano
hasta mas alla del tilo
desorientado y cansino
anda el corazon del criollo
tratando de armar el rollo
pa’ echar un pial mas no sea
alguna luz que se vea
pa’ zafar de tanto embrollo
si uno piensa en argentino
sin otra intención que serlo
creen que es bicho del infierno
o tiene olor a zorrino
siempre se habla del destino
pa’ juntar resignación
mas yo pido una razon
al que promueve el despojo
y tiene pinchao el ojo de
mirar a la nación
se hace la paz y la guerra
y lo que venga si es negocio
y hasta el cielo es un consorcio
administrado en la tierra
cuando dios arme la yerra
porque un dia ha de ser
cuando se haya que poner
el honor en la parrilla
cuantos machos de rodilla
seguro habremos de haber
preguntas y mas preguntas
que me hacen y que hago yo
que naides me respondio
y que debo contestar
si es que debo amortiguar
lo que le debo al creador
debo hallar adentro mio
toda la paz que me quede
pa’ ver si mi mente puede
y aun entrando en rebelión
cantar con el corazon
pero cantar lo que debe

Ninguno se arrogue un tiento
de mi lonja pa’ su apero
a fuerza de ser sincero
me he ganao mas de un quebranto
pero nada vale tanto
como esta tierra que quiero
no hay razon pa’ que no se oiga
la voz de un canto argentino
no le tenga miedo al trino
que nace en la tierra de uno
y no lo vuelva reyuno
por mas que apriete el destino
la tierra suele ser de otro
pero el canto ha de ser de uno
suele el pan andar de ayuno
y la vergüenza con frio
ser de otro el agua y el rio
pero el canto... pero el canto...
ha de ser de uno
si alguna razon te asiste
no hay porque d’irse a baraja
solo una medida encaja
y hay que encajarla aunque cueste
porque no existe peor peste
que desatarse la faja
por eso sigo derecho
voy lerdo pero no paro
yo se que no tengo amparo
si no me amparo yo mismo
y hasta me hice un catecismo
con credos que son muy claros
creo en mi dios
y en un creo, creo en todo lo que he visto
si por existir existo
mi credo no me ha mentido
y pa’ no andar resentido
cuando se me va lo chisto
se han inventao las naciones
pa’ desparramar tumulto
cada una invento su culto,
bandera, iglesia, costumbre
pero el hombre, pero el hombre...
tiene herrumbre en la mitad del indulto
sin embargo hay que creer en la verdad
aunque parezca mentira
si hasta la lonja se estira
cuando la asidera aguanta
como no creer en la santa verdad
si se la respira
a veces miro a mis hijos
como d’entran en la vida
despacito y sin partida
se mezclan en el tumulto
pueda ser que de ese bulto
salga un alma comedida
quisiera poder saber
si sirve lo que yo siento
ser libre como es el viento
ser honrao hasta el calvario
y usar el abecedario
hasta perder el aliento
corazon que anda al galope
por la llanura del pecho
que bola andara al acecho
pa’ sosegarte el retozo
mira que el cielo es hermoso
pero es muy largo el repecho
arriba de quien no hay otro
y abajo de quien no hay tantos
arriba de quien no hay otro
y abajo de quien no hay tantos
dándole velas a un santo
pa’ que les cambie la suerte
de padecer por quererte
patria de los mil quebrantos.


DE GURÍ

Dende gurí vine a dar,
con mi tata los galpones,
y entropillado con los peones
a una orden me entre a quedar,
a vender tortas, a arrear.

Pasteles,
mate cocido.
Y van engordando el cinto
de latas pal capataz.

Ya de mozo fui tratado,
pa oficiar de benteveo,
rejuntando el menudeo
me la pasaba encorbado,
después al brete mandado,
de agarrador legaranto,
nunca me ha dolido tanto
la cintura y el costado.

Van saliendo del galpón
oro blanco e la majada,
con tanta oveja pelada
se regocija el patrón,
y hecho al coso del vellón,
bajo el rigor de la zafra,
voy redondeando semanas
tijeras charque y piró.

Pero el día de llegar
de esquilar nuestras ovejas
y aquella esperanza vieja
la hemos de ver madurar,
bella o en ella no serán,
nubecitas pa los pobres.

Ni redondos medallones
de unos poquitos nomás.


DE GURÍ SOÑABA

Cuanta ternura y esperanza
encierra Navidad tu canto
cuanta dulzura de infinito
derramada sobre la timidez del alma
esencia de pureza fresca
que regala el amor sin limite de tiempo
palabras que hablan de cielos
con estrellas de soles nubes, de silencio.

Oh, dame Virgen mía
el valor para elevar mi rezo
soy pájaro de sangre
que se cuaja de amor bajo tu velo santo
hoy que contemplo la ilusión desnuda
la imagen blanca de tu imagen pura
siento la límpida mirada tuya
como un consuelo para mi amargura.

Oh, Virgencita, tu que quieres siempre
tu que perdonas con amor de madre
dame la gracia de encontrar en vida
lo que la vida se empeña en negarme.
Cuando miro el rostro del que va perdiendo
por pecar de pobre derecho de padre.

Virgencita gaucha! Dame tu consuelo
tengo de pobreza los bolsillos llenos
los bolsillos llenos tengo de pobreza
y no hay pan en casa. Navidad en tristeza.

No dejes que muera la ilusión de niño
que tengo en el alma llena de cariño
de gurí soñaba en la Nochebuena
y hoy lloro pensando que solo trae penas.

Perdoname madre, perdoname madre
pero yo no aguanto canillitas flacas
pancitas chiflando; si miras abajo
ay! si miras abajo iras observando
cuántos gurisitos caminan descalzos,
ellos no comprenden, ni odian ni rezan
pero sufren mucho... quitame esta pena...

Ellos son hermanos, su sangre en mis venas
piensa que los hijos de la Nochebuena
no dejes que muera la ilusión de niño
que tengo en el alma llena de cariño.


DÉCIMAS DEL FOGON

Me crié a barro paisano
después pisé el adoquín
pero en todo ese trajín
me aquerencié de los llanos
yo mismo fui mi baqueano
y busqué en los entreveros
en dónde el canto sincero
de mis hermano mayores
eran como ramo de flores
en ráfagas de un pampero.

De chico me acostumbraron
a no golpear este instrumento
compañía de mi acento
en trovas que ellos legaron
y en mi pecho se quedaron
los versos y las lecciones
disipando nubarrones
en esas frías mañanas
como ansiadas resolanas
calentadas en emociones.

Me perdonaran si a veces
comienzo a ponerme serio
pero tengo en mi criterio
el no andarme con dobleces
como pasto que se mece
haciendo al trébol cosquilla
me divierto a maravilla
en la inocencia campera
no canto cantos de afuera
para alegrarme en la trilla.

De mentiras supe tanto
que hasta disprecio al cantor
que nunca entrega la flor
nacida en el mismo canto
guitarreros conocí cuantos
triunfadores de mil farras
y sus manos eran garras
destrozando melodías
vi entendidos que aplaudían
al ver sufrir la guitarra.

Paisanos que están aquí
cantarles es mi destino
soy un cantor campesino
que da lo mejor de sí
y como nunca mentí
brindo respeto al fogón
y ya que es buena ocasión
pa´ cantar a lo argentino
no le daré buenos trinos
peri si mi corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada